sábado, 16 de noviembre de 2013

Do you remember...?

¿Te acuerdas de cuando solo teníamos que prestar atención de llegar a casa antes de que se hiciera de noche? 


¿Te acuerdas de cuando el camino cada mañana al colegio era algo divertido y que esperabas con ganas?



¿Te acuerdas de que repartirse los caramelos de la bolsa era lo más normal del mundo? 



¿Te acuerdas de lo cómodo que llegaba a ser quedarse dormida en el asiento trasero del coche? 



¿Te acuerdas de la primera vez que nos vimos?



¿Te acuerdas?


M.


miércoles, 15 de mayo de 2013

Drogas vs amor

Es como estar dejando las drogas. 

Las primeras horas estás decidida, pero en cuanto pasan algunas más, notas la presión en el pecho. Ya nada puede distraerte del único pensamiento: "necesito un poco. Necesito un poco. Con un poco es suficiente, un poco y me sentiré mejor." Sin embargo no consumes, sino que a duras penas aguantas. Y siente cómo te duele. Intentas controlar el dolor, las ganas y la ansiedad pero son esos elementos los que te controlan a ti. Hasta que no aguantas más. Y consumes. Y no hay nada mejor que esa sensación. Hasta que vuelves a no tener tu dosis. 

Es como dejar las drogas. Una y otra y otra vez...

M.

sábado, 16 de febrero de 2013

Tiempo Vs. Miedo

La edad. Esa edad en que empiezas a necesitar estabilidad en la mayoría de ámbitos de la vida. Y el miedo. El miedo que te da enfrentarte a ello y reconocerlo, tomar conciencia de lo que quieres. Y del trabajo y esfuerzo psicológico que trae consigo.

Entiendo que haya mucha gente que no quiera aceptarlo, que renuncien, que se limiten a esperar que les llegue el momento y si no llega, pues no llega. El miedo me paraliza tantas veces que dan ganas de tirar la toalla.

Menos mal que en frío todo se piensa mejor y sino siempre hay alguien dispuesto a decirlo por ti.

Gracias.


 
M.

lunes, 31 de diciembre de 2012

Siempre se sale adelante...




Este año que se va he aprendido muchas cosas, algunas de hecho hubiese preferido que se quedasen fuera de mi vida.

He aprendido que las enfermedades son una mierda, pero las degenerativas son mierda al cuadrado. Si encima tienes la "suerte" de convivir con una persona que las padece, suerte al cubo. Así que he aprendido que cuando muera, espero que sea de manera rápida, como sea pero rápido, no tanto por mi sino por los que estén a mi alrededor.

He aprendido lo jodido que es no tener una fuente de ingresos. Depender de alguna ayuda externa que te dan con retraso y sin asegurarte cuándo empiezas a cobrarla. Entender que si tú estás mal por eso, cómo no estarán aquellas familias que con lo que tú cobras, tienen que pagar facturas, comer, vestirse, etc. Así que he aprendido que puedo dar gracias al cielo cada día al levantarme por tener lo que tengo, aunque sea poco.

He aprendido que la gente es demasiado egoísta. Con los años ves que hay que mirar más por ti y un poco menos por los demás, o en igual medida si lo prefieres. He aprendido que hay gente que te utiliza para sus intereses y cuando los satisfacen, te abandonan. He aprendido que lo que hoy es eterno, mañana no existe. He aprendido que hasta del sexo puedes llegar a cansarte. He aprendido que tienes que decir las cosas claras desde el principio o puedes hacer pensar lo que no es. No hablo de descaro o grosería, hablo de sinceridad y educación. 

He aprendido que se puede fingir una amistad. Y un amor. He aprendido lo ruin puede llegar a ser alguien que se hacía llamar tu amigo. Cómo de cínica puede llegar a ser una relación. He aprendido que hay gente que no mide sus actos y que se marcha de tu vida sin importar lo que dejan en el camino. Gente que te hace sentir como una reina para luego desaparecer; que se va a vivir contigo y de repente decide marcharse; relaciones que en cuanto ven una puerta de salida, se marchan sin dar explicaciones y sin intentar recuperar lo que tanto tiempo costó construir; relaciones que se rompen y cuando quieren volver, ya es demasiado tarde. 

Pero este año también he aprendido que hay cosas bonitas: enfermedades que quizás no se curan, pero no avanzan. Personas que se llevan meses y años buscando trabajo y lo encuentran. Parejas que se consolidan y deciden casarse. Bebés que nacen y se convierten en la luz que guía una vida. Gente que sin proponerselo, acaba siendo un punto de apoyo en tu vida, aunque solo sea por escucharte una noche mientras te desahogas.

Y es que siempre hay que quedarse con lo bueno, por poco y pequeño que sea. Si tienes cien cosas malas y solo diez buenas, céntrate solo en esas 10. Es difícil pero te salva del resto de basura que te rodea.

Como siempre, me quedo con la frase que aprendí hace unos años y que me encanta:

EN EL NUEVO AÑO OS DESEO TODO Y NADA: TODO LO QUE OS HAGA FELIZ Y NADA QUE OS HAGA SUFRIR :)

Y recordad, un año en el que no has llorado con dolor y reído hasta llorar, es UN AÑO PERDIDO.

Feliz 2013

M.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Correcto...

- ¿Por qué me atrae una persona que se que no es buena? 
- Creo que yo se la respuesta. Porque esperas estar equivocado, y cada vez que ella comete un error y algo te dice que no es buena no haces caso, y cuando se porta bien contigo y te sorprende, vuelve a conquistarte y acabas descartando la idea de que no te conviene. 
- ¡Exacto! Y además está el viejo dicho "no puedo creer que una chica como ella quiera estar con un tío como yo". ¿Por qué siempre me enamoro de la chica mala? 
- Tú no sabias que fuera mala. 
- Sabía que no era buena. 

"The Holiday."

lunes, 5 de noviembre de 2012

Todo pasa y todo llega...

Cuando en una ruptura (sea sentimental, amistosa o de otro tipo) nos hacen daño, no podemos evitar pensar en que esa persona también lo pase mal, que sufra lo mismo que nos está haciendo sufrir a nosotros. Eso no nos hace malas personas, simplemente es un mecanismo de defensa, una manera de liberar el dolor que tenemos. Y todos hemos caído en ese estado alguna vez en la vida; la lógica no nos permite entender porqué esa persona a la que tanto hemos querido o por la que hemos sentido algo tan fuerte es capaz de herirnos, de ver que sufrimos y no hacer nada al respecto. 

Con el tiempo, ese sentimiento desaparece y dejamos de desear el mal, no deseamos nada de hecho, nos da igual lo que le ocurra a quien sea. Es cuando te das cuenta de que has pasado página. Y ese sí que es un buen sentimiento.



M.

martes, 7 de agosto de 2012

Y como ésta, miles...


- ¿Duermes?. 
+ Dime. 
- Nada, no podía dormir. 
+ ¿Calor o cabeza loca? 
- Cabeza y que no tengo sueño. 
+ Pues vaya combo. Yo tampoco tengo sueño pero tengo demasiado calor para quedarme en el pc.[...] ¿Y qué es lo que te pasa? Baja y échate un chupito. 
- Pfff, se empieza así y se acaba en AA. 
+ ¿AA? ¿Como las pilas? 
- Sí, pero ya gastadas. 
+ Jaja.. Sigues con lo mismo... Pensando que por qué no te cuenta las juergas que se está corriendo, ¿no?. 
- No se si está de juergas, no se nada de hecho. 
+ Si está de vacaciones, ¿tú que crees? Santo no será. 
- Puede hacer lo que quiera, claro está. 
+ Y si no sabes nada mejor para ti, porque si tienes que hacerte una vida sin él, mejor así. 
- Si esto es lo mejor... 
+ Lo mejor que él te da, así que tendrás que pasarlo para volver a tu ser, son altibajos; éste es por el sueño, se te pasará y ni te acordarás. 
- No quiero más bajos, yo estaba bien hace una semana, pensaba en el tema y no me dolía, no entiendo por qué ahora sí. 
 + Pues los bajos los vas a tener, precisamente por lo que dices, porque no pasas del tema, te resistes. 
- He dicho pensaba... y no paso pero me había acostumbrado y era capaz de estar bien, aun rodeada de cosas y gente que me recuerdan a él. 
+ Pues es la diferencia entre pasar página y acostumbrarse. No es lo mismo vender un coche que aparcarlo hasta que lo vayas a usar; puedes estar con gente relacionada pero te creas recuerdos propios, no son él, el recuerdo es mínimo, son amigos y tienes la cabeza en otra cosa, si estuviera sería diferente. 
- Claro, por eso digo que estaba bien. 
+ Pero el problema es cuando estás sola, no con gente (relacionada o no). Por eso digo que mientras te resistas o no te aclares a tomar una posición fija, con cualquier tontería vas a ser capaz de darle mil vueltas. 
- La posición fija... 
 + Pues sí, fija, porque ir dando bandazos es ganas de hacerse el doble de daño y no es daño compartido, es unipersonal. 
- Ya estamos... Es que me hace gracia, la facilidad de decir "estas así porque quieres". En fin, nunca lo entenderé. 
+ Nunca he dicho que sea fácil, pero ver que él pasa y tú sigues esperando, tampoco me gusta. Si quieres te animo a esperarle, pero no es lo que me da a entender su comportamiento. 
 - Que no es cuestión de espera, aunque no espere es algo no resuelto que me hizo y me hace daño. ¿Piensas que por que diga: ea, ya no espero... se va a solucionar? ¿Voy a ser feliz de repente? 
+ Zánjalo, alguna forma debe haber. 
 - Si lo supiera lo habría hecho ya. 
 + ¿Qué es lo que debes zanjar? 
- Ah no se, eso lo has dicho tú. 
+ Tú has dicho: " algo que me hizo"... 
- El dejar de hablarme, el desaparecer. 
+ ¿Y por qué no tomas eso ya como que él lo ha zanjado? Porque es lo que parece... Simplemente se hartó del juego, no quiso seguir con eso y terminó sin dar explicaciones. Todo habla "maravillas de él" aunque tú digas que no es un cabrón o un loco. 
- Para mí el cabrón es el que hace daño conscientemente. 
+ Ah... ok. Y pasar de ti, sabiendo lo que sientes por él, de paso dandote esperanzas, no entra en ese club, ok. Tendrías que empezar a preguntarte por qué yo lo veo así y tú no. Será que a mi no me gusta pero la verdad suele ser más parecida desde la visión de otros. Y ahora no me digas que no lo sabe porque todos lo saben. 
- Claro que lo sabe. 
+ Sabe conscientemente que te hace daño porque tú no lo ocultas, sea por donde sea, así que lo hace una y otra vez, no ya pasando sino diciendo "ya te avisaré...". Si no vas a hacerlo, no se dice eso a una chica que le molas. Pero tú te empeñas en perdonar todo porque... no sabes el por qué. Qué importa el por qué cuando los hechos hablan. Solo importa cuando se quiere escuchar algo que te haga perdonarlo, buscas desesperadamente perdonarlo y yo creo que no se lo merece ni se lo ha ganado, ya te lo dije. 
- Yo siempre acabo perdonando, aunque no deba a veces. 
+ Es cierto, pero eso va con el rollo de estar de buenas o malas. Esto no es eso, es otro nivel. Se puede perdonar para amistad pero hasta ahí, no es lo que tú buscas. 
- Da igual lo que busque, no tengo nada. 
+ Tienes pero buscas en aguas estancadas y un pez muerto siempre va a estarlo por más que esperes a que dé una bocanada. 
 - ¿Qué se supone que tengo? 
+ Aparte de todo y todos los que te rodean, y lo que te queda por conocer, tienes algo que te abre todas las puertas y esa eres tú. Embelesas a todos, no hace falta que te lo demuestre, pero siempre buscas donde no debes. 
 - No has entendido entonces, no me refería a eso. Y con respecto a lo que acabas de decir, embeleso a los que no me gustan, a los que tienen pareja o a los que solo quieren sexo así que dime tú de qué sirve. Para eso mejor que nadie se fije... 
+ Bueno, eso es otra conversación diferente que otro día seguiremos discutiendo. Si el problema no es lo que hagas o no, sino en quién te centras. 
- No se me ha presentado ni uno válido, no jodas. Dime uno solo valido. 
 + Pues entonces pasa hasta que des con uno, pero no te empeñes cuando está podrido desde el principio [...] Lo que te quiero decir es que a veces hay que pensar fríamente y descartar antes de que el cerebro se ponga en funcionamiento y cree una obsesión que haga pensar que necesitamos imperiosamente a esa persona. 
- En fin, si la razón la llevas pero no me siento mejor. 
 + Claro que no, porque no te lo propones. Querer no quieres estar así pero tampoco te propones terminar con lo que te hace estarlo. 
- ¡Pero si más no puedo hacer! Que tengo cero contacto, no existe, no es que hable a diario con él y por eso no avanzo. 
+ Sigues esperando a que te diga: "Estoy en tal sitio, ¿vienes?" 
- ¿Y? 
+ Pues ahí tienes la clave, si sigues con eso da igual la relación que tengas, tú lo mantienes presente, es como si habláseis todos los dias. Te lo dice: responde "no, no puedo ir". Así siempre. Entonces adiós a todo esto que te pasa. Cuando dicen que el tiempo lo cura todo, es tiempo mental, no material. Por eso te sientes bien cuando no piensas en él. Mientras no trabajes en ese tipo de tiempo... nada. Siempre te lo digo: o te despides por completo de él o te lanzas a muerte y pegas la superhostia (o no) pero así es un falso "standby" que sirve para días como el de hoy. Tú verás... 
- Sigo sin tener la respuesta. 
+ Esperas a que te la de él, es decir, eliges "standby". Ya sabes lo que hay. 
- No espero nada de él, espero que se me pase, solo eso. 
+ Y vamos, a lo que te he planteado nada tiene que ver él, es tomar una decisión y acarrear con ella. Esperas pero no mantienes; son ganas de que el día que pienses que lo tienes superado, venga y empieces de cero. 
- Pues a lo mejor viene y no empiezo de cero, también puedo creer eso y no en lo que tú dices. 
+ Claro, yo te doy mi opinión. [...] Será que no doy en la tecla o que no soy el tipo de amigo que necesitas pero me siento incapaz de ayudarte tal y como estás. 
- Los amigos no resuelven los problemas, eso lo hacemos solos. 
+ Ya, pero me jode que aun estando siempre tan jodida acabes pensando que la posición en la que estás ahora mismo es la mejor...

M.

miércoles, 20 de junio de 2012

Deudas...

Entre faros y aviones paso mi vida; si llego a saber que solo pensabas hacer escala jamás habría encendido la luz. Sigue tu viaje a ninguna parte. 

M.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Maldito imán....

Cuánto más aprieto los tornillos de esta unión más me alejo. Rascando el óxido seré capaz de ver el número de serie que traes de fábrica. Pero no dudaré en volver a meterte en agua y ponerte a secar para que vuelvas a tener esa capa color ocre que te hace sentir seguro. En el fondo, he de reconocer que yo también me he acostumbrado a ella. 

 A pesar de que seguimos sin comprender las interferencias que nos enviamos, echaría de menos el ruido ambiental que se crea. El descodificador que antes fallaba conseguiste arreglarlo pero aún se está reiniciando. Juro que estaré a tu lado mientras vemos las luces aparecer.

M.

 

domingo, 20 de mayo de 2012

Alguien en una terraza ha gritado TE AMO (L)

Cuando conseguiste abrir los ojos, la lluvia de gominolas aún no había cesado. El paraguas de caramelo que te regalé sirvió para resistir los golpes. Y te empeñaste en hacerme creer que tus palabras bañadas en dulzura solo eran amistad. Y cuando yo empecé a creer, te arrepentiste de haberlo hecho, pero ya era tarde; encontré otra tienda de caramelos que no se creían bombones sin serlo. 

¿Qué hacemos si tengo el corazón envuelto en algodón de azúcar? No elegí ser así, ya quisiera tenerlo protegido como una manzana de caramelo, pero no. Deja de echarme polvos pica-pica, que escuecen. 

A veces creo que soy una máquina de las que echas una moneda y da un caramelo. Pasa y sírvete. Pero no vuelvas hasta que te apetezca otro, ¿eh? total, mientras tú estés feliz, yo me consuelo con tu visita eventual...

 

Qué bonita eres. 

M.